X

Entrevista de ASPRIMA a Leonardo Sánchez-Heredero

cover - Entrevista de ASPRIMA a Leonardo Sánchez-Heredero

“El sector tiene, a mi juicio, un futuro razonable si se dimensiona adecuadamente y ajusta la oferta a la demanda real y solvente de cada zona”

El pasado mes de Mayo sus compañeros le reconocieron con el Premio ASPRIMA SIMA a la Trayectoria Empresarial en el sector Inmobiliario, y no es para menos, lleva más de 35 años en el sector inmobiliario. Presidente de la promotora inmobiliaria Grupo Inmobiliario Delta y de la empresa de servicios públicos Parcesa, Leonardo sánchez-Heredero Álvarez es además consejero de Inypsa y de Tecnocom, y tesorero de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (ASPRIMA).

El pasado mes de mayo sus compañeros le reconocieron en los Premios ASPRIMA-SIMA con el Premio Especial a la Trayectoria Empresarial en el Sector Inmobiliario. ¿Qué significa para usted este reconocimiento?

Fundamentalmente un cariñoso gesto de mis compañeros y una cierta satisfacción por tanto años de profesión. No obstante, si estos premios se conceden a los que ya están terminando, se ha producido un error de cálculo, porque estoy en la mitad de mi carrera y aún espero y deseo hacer muchos proyectos.

Sólo me resta decir que hay muchos colegas, como mínimo con iguales méritos que los míos, que se merecían ese reconocimiento, por el que estoy muy agradecido a nuestra Asociación y al SIMA.

Su espíritu emprendedor le ha llevado a desarrollar proyectos muy diferentes unos de otros. ¿Qué retos se plantea después de este reconocimiento?

En primer lugar, aquí en España, si nos lo permiten las circunstancias, hacer más y mejor lo que hace tantos años venimos haciendo en el sector inmobiliario. Y paralelamente, asegurar la consolidación y crecimiento sostenido del resto de las empresas que estamos presentes, como la ingeniería y los servicios públicos. Así como tratar de impulsar los importantes proyectos que tenemos en el exterior.

¿Qué consejo daría a las futuras generaciones que se quieren involucrar en un proyecto emprendedor? ¿Y a aquellos que quieren entrar en el sector promotor?

Que no pierdan jamás la ilusión por el triunfo. Si se equivocan y caen, que se levanten una y otra vez. El triunfo, a cada uno en la medida de sus aptitudes, con una actitud perseverante, llega siempre. Siempre. Pero, ojo: no confundir aptitud con actitud. Uno puede estar muy cualificado pero la actitud y el esfuerzo es determinante. El éxito hay que buscárselo y trabajárselo, no te lo van a llevar a casa.

“A mis compañeros promotores les pido ilusión, empuje y prudencia”

Han de trabajar con honradez y esforzarse cuanto puedan y con muchísima ilusión por ser mejor cada día, profesional y humanamente, y transmitírselo así a todos: colaboradores, clientes, proveedores, administración y a la sociedad en general.

Y a aquellos que quieran ser promotores, que midan bien sus posibilidades y, dentro de la sana ambición, se embarquen en aquellos proyectos que estén a su alcance. Que midan bien sus fuerzas.

Esta maldita crisis nos ha enseñado que debemos ponderar muy bien la asunción de riesgos, sin dejarnos llevar por las facilidades de crédito que pudieran sobrevenir. Mantener un balance equilibrado en el que la líquidez esté, si no asegurada, muy controlada. No excederse en el apalancamiento. Como hemos visto, ese exceso de apalancamiento por las posibilidades crediticias del pasado ha sido devastador para el sector.

8 premio especial a la rayectoria empresarial en el sector inmobiliario b - Entrevista de ASPRIMA a Leonardo Sánchez-Heredero


El sector inmobiliario ha estado inmerso en una travesía por el desierto de ocho años. ¿Cómo ve el sector promotor en estos momentos? ¿Tiene futuro?

Efectivamente, ya son ocho años de durísima crisis y, aunque parece que en determinadas zonas, com Madrid, Barcelona y algunas ubicaciones muy concretas de la costa, el negocio repunta, creo que hay que ser muy prudentes.

Como soy un tanto hiperbólico, les cuento a algunos colegas que no nos confiemos, que la crisis del sector se me antoja a la de un padre de familia que lleva ocho años postrado en la cama tetrapléjico, inmóvil, casi sin pulso y con alimentación asistida.

A su alrededor permanecen todos sus hijos pesimistas, cabizbajos, entristecidos y desanimados, observando y sufriendo permanentemente por la inmovilidad del padre, cuando de pronto este mueve una ceja. ¡Pero solo una ceja! Incluso uno de los hijos ha creído que ha movido las dos y estalla de alegría. Pero repito, solo ha movido una ceja, incluso es posible que las dos, pero ni se ha levantado, ni ha hablado.

Todavía está pendiente de rehabilitación y recuperación.

Estoy sorprendido porque desde abril-mayo pasados parece que vamos olvidando la crisis a razón de un año por mes, de manera que, de seguir así, en enero próximo nos habremos olvidado de la crisis. Sin embargo, todavía está ahí. Prudencia. Alegrías, las justas.

Debemos empujar y aprovechar la mejora del sector, al menos para los que trabajamos en determinadas zonas de Madrid. Pero aunque las bases de nuestra economía parece que van asentando una deseable mejoría, lo cierto es que aún mantenemos una tasa de desempleo muy fuerte que, hasta que no baje sustancialmente, no permitirá pensar en una mejora generalizada para nuestro sector en toda la nación.

“ASPRIMA debería integrar a la mayoría de los actores del sector, que ha cambiado mucho en los últimos años con la aparición de Socimis, fondos y otros actores.”

Por otro lado, nuestra deuda pública, a dia de hoy, es la mayor de todos los tiempos y tenemos dos circunstancias favorables pero sobrevenidas, que no son mérito nuestro, que nos están ayudando mucho a esta mejoría de la ecocnomía en España: los bajísimos tipos de interés del BCE y el bajo precio del petróleo. Ambos, aunque minimizados por la apreciación del dólar respecto al euro, hacen de viento de cola, dando así un fuerte impulso a la nave de nuestra economía en su travesía hacia su normalización, siempre que las políticas que se implanten tras las próximas elecciones por el Gobierno que se forme (en coalición o en minoría, porque todo apunta a que ningún partido vaya a obtener mayoría absoluta) no lo impidan.

No obstante, el sector tiene a mi juicio, un futuro razonable si se dimensiona adecuadamente y ajusta la oferta a la demanda real y solvente de cada zona. Siempre con proyectos de buena factura, en lo que a calidad, dimensión y diseño se refiere, y sobre todo en eficiencia energética. En todo caso, las nuevas promociones exigirán mayores recursos propios.

¿Qué pediría a sus colegas promotores de cara a la nueva etapa que empieza el sector

Lo que ya he venido comentando: ilusión, empuje y prudencia. Que no se dejen llevar por la imapciencia al ver cómo se está precipitando indebidamente la subida del precio del suelo. Esa subida generalizada no se corresponde ni con un mayor precio de venta de las viviendas, ni con un ritmo de ventas suficientemente mejorado para justificar los precios que ya se están pidiendo por el suelo.

Como tesorero de ASPRIMA ¿a qué retos cree que se enfrenta la asociación?

En estos momentos ya hemos asumido los impactos sobre nuestro balance por los extraorinarios gastos que ha supuesto la reestructuración de nuestra Asociación y su relanzamiento.

A pesar de los enormes costes que nos ha supuesto el ajuste de personal, en un contexto de baja afiliación, tenemos unas cuentas saneadas y  en franca recuperación. Gracias a la extraordinaria labor del nuevo equipo con nuestro presidente a la cabeza, se han recuperado no solo el número de patrocinadores y asociados, que lo ha sido de manera muy notable, sino, lo que es más importante, la notoriedad de nuestra asociación. ASPRIMA va recuperando la posición que le corresponde ante las distintas Administraciones, lo que es de extraordinaria importancia para todos nuestros asociados.

En todo caso y en beneficio general de todo el sector, ASPRIMA deberia integrar a la mayoría de los actores de éste, que ha cambiado mucho en los últimos años con la aparición de Socimis, fondos y otros actores que serían bienvenidos a nuestra asociación, para la mejor defensa colectiva de los legítimos intereses de todos.

En la Comisión Fiscal de la que usted es presidente en ASPRIMA se está llevando a cabo un Libro Blanco sobre la Fiscalidad, ¿nos podría contar en qué consiste este proyecto?

Este es casi un sueño que vengo persiguiendo desde hace ya muchos años en ASPRIMA. El proyecto en colaboración con una universidad pública, persigue poner “negro sobre blanco” la carga fiscal que soporta nuestro sector, dividido en tres tramos. El primero, para determinar las tasas e impuestos que se soportan desde que un suelo no urbanizable pasa, tras los oportunos trámites, cesiones y ejecución de obras, a convertirse en un solar. El segundo, para determinar las cargas fiscales que se soportan a partir del solar hasta que se entrega la vivienda. Y, el tercero, para fijar las cargas que vuelven a soportar una vivienda cuando se vende por segunda vez.

Y todo ello dentro de ámbito de los 34 municipios más importantes de nuestra Comunidad de Madrid, lo que nos permitirá poner de manifiesto, de manera objetiva y avalada por un trabajo universitario, las diferentes tasas e impuestos que soportamos en los distintos municipios analizados. En general, asumimos más de 30 figuras impositivas, en función del municipio analizado y cada uno cobrando lo que cree oportuno, con grandes incoherencias entre unos y otros.

Este es un trabajo muy importante que, una vez publicado, iremos actualizando año a año para fijar un ranking de los mejores y peores municipios para promover.